La experiencia única de la Bauhaus

El término Bauhaus está formado por la inversión de la palabra alemana «Hausbau», que significa «construcción de la casa». Una casa en la que se diseñaban y construían objetos de arte. La Bauhaus fue una escuela alemana de arquitectura, arte y diseño, fundada en la ciudad alemana de Weimar en el año 1919 y cerrada en 1933 en Berlín. Tenía dos objetivos principales: revolucionar los sistemas de enseñanza del arte que estaban ya obsoletos y hacer llegar el arte a toda la población y no sólo a las minorías cultas o privilegiadas. La Bauhaus contó con unos profesores de excepción que en aquellos años produjeron obras de gran importancia en la historia del arte occidental.

A principios del siglo veinte había en Weimar dos escuelas dedicadas a la enseñanza del arte: la Escuela Superior de Artes Plásticas, dirigida por Fritz Mackensen, y la Escuela de Artes y Oficios, dirigida por Henry van de Velde. Al comienzo de la guerra este último se vio obligado a abandonar la dirección de la escuela y esta se disolvió. Tras la guerra, en 1919, Walter Gropius fue nombrado director de la otra escuela (la única que quedaba abierta en Weimar), cuyo nombre pasó a ser “Bauhaus del Estado de Weimar. Escuela Superior de Artes Plásticas y de Artes y Oficios Reunidos”, aglutinando así las dos escuelas que había antes de la guerra.

Bauhaus_Kandinsky con Walter Gropius y J.J.P. Oud en la Bauhaus de Weimar en agosto de 1923. Fotografía de la Colección del Museo Nac. de Arte Moderno (Centro G. Pompidou, París)Kandinsky, Gropius y J.J.P. Oud en la Bauhaus de Weimar, 1923 / Foto: Centro G. Pompidou.

Desde el principio el profesor Johannes Itten tenía ideas que chocaban con las de Gropius: frente al positivismo y funcionalismo de este, Itten presentaba una actitud romántica y algo bohemia. Por estas diferencias Itten salió de la Bauhaus en 1923 y fue sustituido por László Moholy-Nagy, que se adaptaba mejor a las ideas de Gropius encaminadas a dar al artista un papel en el mundo de la técnica y de la producción industrial. Desde ese año la Bauhaus se convirtió en un centro de producción de diseños y prototipos para la industria, además de una escuela. Habían desaparecido por completo todos los vestigios románticos o expresionistas y estaba formándose un funcionalismo riguroso, de gran austeridad. Además el Expresionismo iba decayendo y movimientos como el Constructivismo (con clara vocación industrial) o De Stijl (cuyo objetivo era la integración de las artes) comenzaron a influir poderosamente.

También en 1923 se produce otro cambio importante: en las elecciones al Parlamento Regional de Weimar gana la derecha y los medios económicos con que contaba la Bauhaus fueron severamente recortados, hasta el punto de plantearse el cierre de la escuela. Pero el alcalde socialdemócrata de la ciudad de Dessau apoyó a la institución y esta se trasladó allí. Walter Gropius fue el autor de los planos de la nueva escuela y de los edificios destinados a residencias de los maestros. 

Bauhaus_Walter-Gropius-building-Dessau-1926Edificio de la Bauhaus en Dessau, 1926.

A principios de 1928 Walter Gropius dimite de la dirección del centro y nombra como sucesor a Hannes Meyer, arquitecto suizo contrario a todo esteticismo superfluo. Meyer orientó la producción de la Bauhaus hacia un programa de diseño más responsable socialmente, más sencillo y más económico. Con Meyer se produjeron más diseños que nunca, pero se descuidaron las consideraciones de orden estético y pedagógico.

En 1930 Meyer se vio obligado a dimitir, le sustituyó Mies van der Rohe, arquitecto reputado ya en ese momento y que había trabajado con Behrens. Con él se redujo drásticamente el trabajo productivo del centro para volver a dar una mayor atención a los aspectos pedagógicos del mismo.

Finalmente en las elecciones de 1932 los socialdemócratas de Dessau fueron derrotados por el nacionalsocialismo, que decidió la disolución de la Bauhaus. Por ello, ese mismo año, la escuela se trasladó a Berlín con medios muy limitados. En 1933 las instalaciones fueron registradas y muchos de los alumnos fueron detenidos e interrogados por la policía nazi. Finalmente Mies van der Rohe y el claustro de profesores decidieron el cierre definitivo de la Bauhaus el 20 de julio de 1933.

Bauhaus_Póster-para-la-exposición-de-la-Bauhaus-Joost-Schmidt-1923Póster para la exposición de la Bauhaus, por Joost Schmidt, 1923.

Tras este breve repaso histórico de la fundación, desarrollo y cierre de la Bauhaus pasaremos a explicar la base pedagógica e ideológica de esta escuela. Uno de los elementos más importantes dentro del programa educativo fue el «Vorkus» o «Curso preliminar», creado por Johannes Itten y que pretendía ayudar a los estudiantes a descubrir su vocación mostrándoles las diferentes posibilidades con las que contaban, potenciar su creatividad y proporcionar una base de conocimientos sobre los colores y las formas. László Moholy-Nagy (el sustituto de Itten) era partidario de la unión de arte y técnica, su meta con los alumnos era educarles en la sensibilidad para que pudieran disfrutar activamente del mundo moderno. Las ideas de Itten y Moholy-Nagy son opuestas, en el primero predominaban los aspectos intuitivos y en el segundo se imponían los lógicos y racionales. La postura intermedia entre romanticismo y positivismo, tanto en las ideas estéticas como pedagógicas, la representan Klee y Kandinsky. Paul Klee fue uno de los profesores más destacados de la Bauhaus y su principal preocupación era que sus alumnos ejercitaran su pensamiento artístico para la futura aplicación en los talleres. Kandinsky, en el «Vorkus», se encargaba de la introducción a la forma abstracta y al dibujo analítico. Su objetivo era proporcionar a los estudiantes un lenguaje elemental con el que pudieran alcanzar la creación artística libre. 

bauhaus_escalera_interiorEscalera del edificio de la Bauhaus.

La experiencia de la Bauhaus marcó profundamente a todos los que formaron parte de ella, especialmente a los alumnos. Eran un grupo alegre y pacífico que se podía diferenciar fácilmente del resto de habitantes de Weimar o de Dessau, por su aspecto pintoresco y a veces extravagante. Los personajes de la aristocracia y de los círculos artísticos se honraban en invitarlos a sus veladas, en cambio algunas pensiones se negaban a alojarlos. Los estudiantes formaron una comunidad unida porque trabajaban y estudiaban juntos, pero también convivían y celebraban fiestas, conciertos, obras de teatro… Por todo ello, la Bauhaus fue una experiencia única e inolvidable para los que la vivieron.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies