Un paso atrás para resistir

Han pasado más de tres años desde que el Drugstore abrió sus puertas. A la hora en que se escriben estas líneas han sido cerca de 1.150 días en los que se han publicado casi 1.000 posts —entre artículos, relatos, editoriales y otras pócimas y remedios…—. Cerca de una pieza diaria, buscando ofrecer un periodismo cultural de la más alta calidad. En abierto para cualquiera que se dejase caer por nuestra web. Y quienes se han dejado caer, en este tiempo, han sido más de 2 millones de lectores. Vértigo, mucho vértigo.

En la primavera de 2017 publicamos nuestro primer número en papel, gracias a la aportación de más de 200 mecenas. Un centenar de páginas dedicadas al periodismo sin medias tintas y al testimonio de la sociedad desde el arte y la cultura. Hoy tenemos una tienda desde la que siguen saliendo ejemplares para todas las latitudes. Emoción, mucha emoción.

Sin embargo —y porque dijimos que el Drugstore no tenía intención de echar el cierre—, pasado este tiempo, tenemos que dar un paso atrás para poder seguir diciendo que en algún lugar existe este lugar… 

La enorme cantidad de trabajo que supone mantener la edición online del magazine es inasumible para un equipo que no cuenta con un solo miembro liberado profesionalmente para ello. Y esto es así porque el Drugstore no genera ingresos que permitan la profesionalización del medio: las ventas online y Google AdSense apenas cubren los gastos de hosting. Debemos reconocer que, como medio, hemos nacido en una época difícil para el periodismo, la del todo gratis en internet. Si el lector no paga por el periodismo, el que lo paga (y lo compra) acaba siendo el monopolio, y entonces, el periodismo, como decía Rodolfo Walsh, es un farsa, porque no es libre. Siempre dijimos que a los grandes medios los sostienen grandes capitales, y a los independientes, sus lectores. Seguimos creyendo, ahora más que nunca, que es así. Es por eso que debe avanzarse en una nueva cultura de consumición de contenidos digitales en lo que al periodismo y a la cultura se refiere, en la que los autores y creadores vean remunerado su trabajo, porque si no, toda independencia está condenada a la desaparición. Trabajo, mucho trabajo…

No obstante, como nos inculcaron que resistir es vencer, y que una retirada táctica puede llegar a ser la clave de una victoria futura, hemos decidido proceder a un cierre solo parcial del Drugstore. A partir del mes de febrero nuestra web cambiará, dejará de publicar novedades semanalmente y se actualizará con extractos de las piezas que componen nuestro primer número en papel. La mayor parte de los contenidos publicados se podrán seguir leyendo en la web, pero los publicados en el libro Otro periodismo y en próximas publicaciones en papel, entre las que esperamos esté nuestro segundo número de la revista para este 2018, pasarán a estar en modo “aperitivo”, dejando probar un poco, unos párrafos, y animando al lector a que colabore con el periodismo independiente adquiriendo el magazine en papel, donde podrá encontrar la pieza completa.

Debemos reconocer el cambio como un paso atrás, pero también como una decisión táctica de cara a la resistencia en tiempos difíciles. No olvidamos que «mientras existe algún contacto entre los sueños y la vida, todo va bien».

Resistir es vencer.

Consejo Editorial de Drugstore Magazine | 29 de enero, 2018.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies