‘Songs of experience’, de U2: nostalgia por un pasado glorioso

U2, 2017. Foto: Sam Jones.

Los noventa fueron una etapa extraña para la generación de músicos que triunfaron durante la década preliminar. Todos mantuvieron su popularidad en los charts y, al mismo tiempo, editaron elepés no terminaron de convencer al público. Thank You (EMI, 1995) de Duran Duran, Raoul And The Kings Of Spain (Epic Records, 1995) de Tears For Fears, Wild Mood Swings (Fiction Records, 1996) de los Cure, New Adventures In Hi-Fi (Warner, 1996) de R.E.M., Ultra (Mute, 1997) de Depeche Mode y, en el caso de U2, Pop (Island Records, 1997).

Pop, aunque no puede considerarse un fracaso de ventas, hizo que la banda percibiera que había llegado demasiado lejos con su propuesta destinada a las pistas de baile. Los fieles que apoyaron los devaneos espaciales de Zooropa (Island Records, 1993) y las melodías emparentadas con la cultura dance de Atchung Baby (Island Records, 1991), se llevaron las manos a la cabeza al escuchar Discothèque. Acusaciones de blasfemia, frivolidad, vendidos al mainstream y traición su propio legado, no tardaron en aparecer en los medios. Con lágrimas en los ojos, los críticos añoraban los tiempos de With Or Without You. Las consecuencias no se harían esperar.



A partir de entonces, el grupo dejaría de avanzar hacia el futuro para retroceder al pasado. El riesgo desapareció de sus composiciones a favor del clasicismo y retorno a las bases que ellos mismos cimentaron. Irónicamente, muchos de los detractores que en su momento no pudieron escuchar Pop de principio a fin, ahora lo reivindican como la última obra maestra de la formación.

Veinte años después, Songs Of Experience (Universal, 2017) —secuela de su anterior trabajo enfocado en los recuerdos de juventud—, se centra en la perspectiva de la edad madura: experiencias vitales de la banda, el paso del tiempo y la veteranía que aporta la vida. Aunque la nómina de productores (Steve Lillywhite, Ryan Tedder, Jacknife Lee, Jolyon Thomas, Andy Barlow) es más extensa que de lo habitual, el disco no se resiente a nivel sonoro. Mientras grababan el álbum, los irlandeses se encontraban de gira promocionando el treinta aniversario de su obra maestra The Joshua Tree (Island Records, 1987). U2 se encuentran muy cómodos en la posición que ocupan; no sienten la necesidad de arriesgarse o explorar horizontes desconocidos. Las duras críticas recibidas por distribuir gratuitamente en iTunes Songs Of Innocence (Interscope, 2014) para millones de posibles compradores, les han hecho publicar su nuevo elepé de forma tradicional. Da la impresión que, debido a su estatus de superestrellas, siempre quisieran complacer a todo el mundo.

La portada de Songs Of Experience —a la estela de Boy (Island Records, 1980) y War (Island Records, 1983)—, resume el contenido de la nueva propuesta de los irlandeses: sonido que apega a la nostalgia con ligeros toques de modernidad. U2, a pesar de ser una de las bandas de rock más exitosas del planeta, nunca han caído en el desencanto o el cinismo. Las letras continúan tratando los temas habituales de su propuesta: paz, el medio ambiente, política, esperanza, amor, derechos humanos, justicia social. Dado el estado del mundo, cualquier otra formación hubiera arrojado la toalla hace mucho tiempo.

El disco empieza con Love Is All We Have Left: atmosférica, sintetizador de fondo, buen juego de voces. Un tema extraño teniendo en cuenta que el grupo siempre abre sus elepés con buques insignias. Lights Of Home, medio tiempo con piano, solo de guitarra destacable y acompañamiento góspel de colofón, es uno de los cortes más interesantes del elepé. En cambio, You Are The Best Thing About Me resulta un single tan funcional como The Miracle (Of Joey Ramone) o Get On Your Boots. Hace años que U2 no editan un himno a la altura de Vertigo. La canción se desempeñó tibiamente en los charts; ni siquiera el remix junto a Kygo le ha permitido cierta notoriedad. Resulta incomprensible que los irlandeses no escojan mejor sus sencillos de lanzamiento.

Get Out Of Your Own Way cuenta con la colaboración del rapero Kendrick Lamar. Buenos coros, atmósfera positiva, letra sobre lucha y superación. Un corte pop estilo Walk On, Magnificent o City Of Blinding Lights. American Soul, con Lamar (de nuevo) en la introducción, es una de las piezas más rockeras del disco. Mismo estribillo que en Volcano. Un homenaje a la música americana que tanto les ha influenciado durante su carrera. Summer Of Love, sencilla balada con buen trabajo de guitarras, gana con las escuchas. Red Flag Day remite al sonido de unos U2 primerizos. En especial los coros de The Edge y la forma de cantar de Bono. Ideal para satisfacer a los nostálgicos de la formación; todo recuerda a álbumes como War. The Showman (Little More Better), con sabor a los años cincuenta, resulta otra inmersión en el pasado que hubiera podido encajar sin problemas en All You Can’t Leave Behind (Island Records, 2000).

La conmovedora The Little Things That Give You Away es la balada por excelencia del disco. Una pieza en crescendo que, aunque arranca con lentitud, posee un final sobrecogedor. Landlady, corte acústico en el que la banda desarrolla todos sus trucos: voz cálida de Bono, sección rítmica sutil, sentimiento de exaltación. The Blackout, con su guitarra industrial que recuerda a Zoo Station, es una llamada a la resistencia. El Brexit y la política represora de Donald Trump sirvieron como inspiración a la hora de componerla. Un necesario ramalazo de energía entre la tranquilidad que amenaza con lastrar la recta final del álbum. Love Is Bigger Than Anything In It’s Way es otra balada marca de la casa con piano, línea de bajo palpitante y mensaje esperanzador. Como despedida 13 (There Is A Light) parece la continuación de Song For Someone: el círculo se ha cerrado.

Pocas bandas con una trayectoria tan larga pueden presumir de la coherencia de los irlandeses. Aunque no se encuentre entre sus obras más excelsas, Songs Of Experience es otro digno escalón en una discografía sin apenas fisuras. Un trabajo positivo, con aire bíblico en algunos pasajes; el mensaje de luz y amor a la raza humana. Un destello de esperanza entre la oscuridad que reina en el presente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies