Alberto Contador, un disparo en el puerto de la memoria

Alberto Contador, primero en meta en el Angliru, Vuelta 2017. Foto: Getty Images.

Cuando acabó el Tour de Francia de 2017, escribí para Drugstore un breve repaso de lo que había sido la ronda gala. Por supuesto, tuve que hablar de Alberto Contador, quien aún no había hecho pública su intención de retirarse del ciclismo profesional después de la Vuelta a España. Escribí entonces sobre él que era «el último gran ciclista de todos los tiempos, quizás el más soñador y valiente de todos, el único que ataca con más frecuencia cuando va mal que cuando va bien. Un talento que determina el destino de las grandes carreras incluso cuando no puede disputar su triunfo». Unas semanas después de estas palabras, Alberto Contador llegaba primero a la meta en el Angliru y se le escapaban las lágrimas cuando la prensa le preguntaba qué sentía en aquel momento.

La penúltima etapa de la Vuelta 2017 pasará a la historia del ciclismo como uno de sus más románticos episodios. El retrato en acción, sublime, de un ciclista inigualable. Habrá otros que ganen más carreras —no muchos—, pero jamás ninguno que haga de este duro deporte algo tan bello, tan imprevisible, tan emocionante. Alberto Contador ha sido el primer gran ciclista del siglo XXI, por triunfos y por actitud. Se retira cuando el relevo en lo que se refiere a dominadores de grandes épocas deja claro que Chris Froome es otro de los grandes de todos los tiempos. Pese a ello, el futuro del ciclismo es una incógnita, porque se queda huérfano de un gran icono que levante pasiones. Después del tiránico fraude de Lance Armstrong, el mundo de la bicicleta necesitaba mucho más que un soplo de aire fresco, necesitaba todo un huracán que barriese el pasado reciente y trajera a colación los valores del ciclismo más épico, mas romántico. Y hubo suerte, porque llegó Alberto Contador. Un ciclista tan grande que, aun viéndose manchado por el fantasma del dopaje, fue capaz de poner en entredicho gran parte del sistema antidoping en el ciclismo profesional. Y los títulos de grandes vueltas que le quitaron tras su sanción —un Tour y un Giro— no los descontaron de su palmarés la mayor parte de los aficionados.



Alberto Contador triunfó en el terreno más difícil, el más escarpado, donde más se sufre tratando de alcanzar con la mirada un horizonte que siempre queda más arriba, donde el peligro de una caída amenaza la más tímida sonrisa. No son las montañas, sino el recuerdo. A ningún aficionado se le olvidarán sus primeros demarrajes en el Tour, con un ímpetu enloquecido. Resonarán sus disparos en lo alto de los puertos legendarios. El disparo del pistolero en lo alto del Angliru en 2008. El disparo en Verbier en 2009. La escapada a 50 km de meta camino de Fuente Dé, en la Vuelta 2012. La subida al Mortirolo en el Giro 2015, cogiendo a Landa y Aru después de pinchar. Todos los ataques de su última Vuelta. La épica, agónica subida al Angliru un día antes de decir adiós. Adiós en lo más alto. Un disparo en el puerto de la memoria.

Fue un corredor loco, apasionado, enfebrecido de fe, con la capacidad de soñar despierto el sueño más grande del mundo en un solo segundo, y perseguirlo durante horas y kilómetros. Y hacerlo realidad. Algo imposible. Un corredor inconfundible en su estilo, alegre sobre la bici, con ese culebreo nervioso, siempre de pie cuando la carretera se adentraba en las montañas, como a punto de atacar en cualquier momento. Un verdadero suplicio para sus rivales, que le podían ver el rostro descompuesto y aún así la incomprensible intención de tratar de escaparse. Fue todo corazón. Un ciclista que tuvo muchas veces las mejores piernas, pero que ganó siempre por voluntad de querer hacerlo, más que por el estado de forma de sus músculos y pulmones.

Vamos a echar de menos a Alberto Contador. ¿Quién va a hacernos creer ahora que lo imposible es posible, que el mejor ataque es el más lejano, el descabellado? ¿A qué corredor reconoceremos desde la vista del helicóptero y nos alegraremos de que aún vaya delante, de que aún esté ahí?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies