‘Un nido’: el cuento «para protegerse de la rapiña y las alimañas»

Hay obras de arte tan grandes, que su sola imaginación es suficiente para convertirlas en leyenda. Algunas, incluso, no llegan jamás a realizarse. Pese a ello, pasan a la historia. Es algo misterioso y casi imposible. Pero ocurre. Uno de estos casos es el del Monumento a los pájaros, la gran escultura que Alberto Sánchez imaginó durante toda su vida. Un gran nido «agujereado y construido de manera que las aves de rapiña no podrían meterse, ni las alimañas subir a él». El monumento se ubicaría sobre el cerro Almodóvar, en lo que antiguamente eran los campos de Vallecas y hoy el distrito de Moratalaz, en Madrid.

Contraportada y portada de un nido (2017) / La Madriguera Ediciones.

La historia es de cuento y un cuento es lo que han ideado y materializado Antonio Ballester Moreno y Rafael Sánchez Paniagua, con el título Un nido. Un cuento escrito e ilustrado de manera tan sencilla como apabullante. En una cuidada edición, la portada son tres pájaros de los colores de la periferia madrileña —un gris de ceniza, un verde de oliva, un amarillo de campos— y el breve título —un nido—. No hay nombres de autores, no hay nada más que los pájaros.

Dentro, el libro es un nido. Un cuento para todas las edades con la misteriosa capacidad de evocar sobre el silencio. Las ilustraciones de los campos, de las mujeres confundidas con pájaros a lo lejos, de los pájaros, del sol, abruman en su sencillez. Tal vez no había otra manera de responder y reflejar la obra imaginada por Alberto.

En la última página del libro emerge la voz de Miguel Hérnandez, preguntándose: «¿Qué pájaro será el que tenga escrúpulos de reposar y hacer nido en el ramaje de las esculturas de Alberto cuando el campo se honre de ellas?». Las palabras del poeta sacuden la memoria. Uno cierra el libro con desasosiego. ¿Está perdida para siempre la posibilidad de ver el Monumento a los pájaros en lo alto del cerro Almodóvar?

La obra de Antonio Ballester Moreno y Rafael Sánchez Paniagua, que ha contado con el asesoramiento del hijo de Alberto Sánchez, Alcaén Sánchez, nos dice que el sueño del escultor persiste, que nada está perdido. Publicada por La Madriguera Ediciones, Un nido es una de esas piezas de coleccionista en las que «protegerse de la rapiña y las alimañas».

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies