Rajoy cantando bajo la lluvia

Mariano Rajoy se encontraba feliz en esta última semana de enero: los datos más gruesos del paro se le antojaban buenos y, además, llovía. Sacaba pecho el presidente del Gobierno porque la cifra de parados que publicaba la Encuesta de Población Activa del último trimestre de 2016 decía que el paro entre octubre y diciembre se había situado en el 18’6%, su nivel más bajo en siete años. El trazo grueso de la cifra para titulares lo subrayaba el presidente reiteradamente, sin permitirse otros matices. Dicho y repetido esto, solo cabía pasar a otros temas, como el tiempo. Llovía, qué magnífica providencia. Porque así bajaría el precio de la luz. A veces todo funciona y coincide con asombrosa coordinación, como en un musical.

No hizo mención Rajoy a otros datos igual de recientes sobre la realidad del trabajo y las condiciones de vida en España. Por ejemplo, que en ese último trimestre de 2016 en el que el porcentaje de parados cayó formalmente al 18’6%, la población activa en España se redujo en más de 100.000 personas, que son más que los trabajadores que encontraron trabajo en esos mismos meses. Tampoco dijo nada Rajoy sobre la precariedad que encierran los contratos de trabajo generados, los indefinidos crecen solo al 1’5% mientras los temporales lo hacen al 6%. También se le olvidó apuntar algo sobre la destrucción de empleo público en los últimos meses de 2016, quizás tenga algo que ver con la saturación de los hospitales durante las últimas semanas. 

Solo unos días antes de la publicación de la última EPA, la ONG Oxfam publicó su informe anual sobre la economía española. Tampoco consideró Rajoy que aportara datos que le interesaran. Uno de ellos dice que la desigualdad entre las rentas altas y las bajas crece en España: tres personas —Amancio Ortega, su hija Sandra Ortega, y Juan Roig— tienen el mismo dinero que el 30% más pobre del país, más de 14 millones de personas. 

Tampoco se acordó Rajoy de los datos de la emigración española, que algo tienen que ver con los datos del paro en 2016. Fue un año, el pasado, que empezó con 2.305.030 españoles en el extranjero, 121.987 más de los que estaban en 2015. El dato fue publicado en marzo de 2016 y hasta el momento el INE no ha ofrecido nuevas cifras. Quizás cuando se publique el informe que nos diga con cuántos españoles en el extranjero se cerró 2016, Mariano Rajoy se asome a la ventana, a ver si cae del cielo ese agua que nadie sabe por qué lo hace, y pueda él seguir cantando bajo la lluvia.

29 de enero, 2017.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies