‘Ten’ y Pearl Jam: memorias de la Generación X

Todo sucedió en 1990 cuando Mike McCready, Jeff Ament y Stone Gossard se encontraban bosquejando el boceto de lo que habría de ser Pearl Jam en un futuro. Mother Love Bone, la banda que estaba llamada a cambiar el mundo del Rock y a convertirse en la égida de Seattle en el aspecto musical, se disolvió debido al fallecimiento de Andrew Wood, su vocalista. El propósito de la demo que estaban elaborando era el de encontrar un cantante. Y cuando un joven surfista llamado Eddie Vedder adquirió la maqueta de manos de su amigo Jack Irons que sus compañeros realizaron para tal propósito y le puso letra a ésta, los demás ni se lo pensaron. Impresionados por su talento vocal, lo invitaron a una audición en Seattle y arrasó. Lo tenían ya prácticamente todo menos el nombre. Para ello el californiano sugirió ‘Pearl Jam’ en relación con una anécdota que contaba sobre unos abuelos suyos que elaboraban una mermelada con peyote. Votado éste, ya tocaba grabar. Y para tal efecto, designaron Seattle para la grabación y Londres para las mezclas, durando las sesiones un total de tres meses. El batería de la banda, Dave Krusen, tuvo que abandonarlas. Tanto la presión como sus adicciones a los estupefacientes pudieron con él, siendo sustituido por Dave Abbruzzese.

PearlJamWideUsePublicityBlackandWhite_CreditDannyClinchPearl Jam / Foto: Danny Clinch.

Un nuevo orden musical se había instaurado a principios de los noventa y gran parte de los estilos predominantes en la década anterior yacían prácticamente en el olvido, salvo honrosas excepciones. El Grunge y los movimientos alternativos reaccionaron contra el Antiguo Régimen musical buscando que la música fuese más orgánica y reflejase cada uno de los vertiginosos cambios que se estaban produciendo en todo el mundo en el ámbito político y social. El final de la Guerra Fría estaba fomentando la aparición de una generación de norteamericanos desencantados con las estructuras de poder, puesto que la Administración Reagan recortó en derechos sociales para incrementar el gasto militar y financiar así esa costosa y compleja ‘guerra de las galaxias’ con la que pretendían asestarle el golpe definitivo a una Unión Soviética moribunda. Todos estos retrocesos en cuanto a derechos sociales así como la incertidumbre en lo concerniente al futuro, llevaron al Rock estadounidense a reaccionar con la misma virulencia que el Punk en los setenta. 

Lanzado un 27 de agosto de 1991, un mes antes que el Nevermind de Nirvana, Ten, en un principio, pasó inadvertido; y sólo cuando a mediados del año 1992 las estaciones de radio europeas empezaron a pinchar de forma masiva Alive y la crítica empezó a hacerse eco del carisma de Eddie Vedder y sus furiosas interpretaciones en vivo, el conjunto empezó a adquirir notoriedad. Ten mostraba a una banda que intentaba, mediante el romance concertado entre el Hard Rock setentero, el Punk y la Psicodelia, reforzar los techos de un credo musical basado en la autenticidad que preconizaban sus héroes y en el rechazo al mercantilismo musical como dique a la creatividad.

Arranca el disco. El contagioso e infeccioso ritmo Punk de Once, como si hubiesen salido de los primeros álbumes de los Ramones o las sostenidas y relajadas melodías híbridas de The Who y Led Zeppelin de las guitarras de McCready y Gossard en Evenflow y Alive, mas la fabulosa habilidad por parte de Vedder de bajar las revoluciones y explotar su faceta más íntima, hacen de estas dos últimas dos obras maestras. Dos composiciones con una carga tanto social como íntima importante. En el caso de Evenflow se denunciaba el aumento de la mendicidad en aquellos años como fruto del impasse producido por las políticas sociales de Reagan; en la segunda Vedder relata su tormentosa y freudiana relación con su padre.

La profunda Garden y sus guitarras livianas como un pensamiento se contraponen a las de Jeremy, las cuales ayudan a moldear la historia de Jeremy Wade: un joven adolescente tejano que se suicidó delante de sus compañeros de clase. Y para cuando llega Black, uno tiene la sensación de enflaquecer. Es ese “Hielo abrasador y fuego helado, herida que no duele y se siente, un soñado bien, un mal presente, es un breve descanso muy cansado”, del que hablaba Francisco de Quevedo y que con la interpretación de Vedder acompañada del prolongado lamento del teclado, alcanza la categoría de obra de arte. Tanto las canciones citadas como Why Go —pródiga en referencias al consumo de drogas y en la que el intérprete, con los ojos de su alma, denuncia la hipocresía y la condena social respecto del que consume sustancias tóxicas— fueron los himnos generacionales de una Generación X que se veía sometida por la férula del neoliberalismo, la revolución tecnológica, el SIDA y la esterilización de una sociedad civil que operaba con menos fuerza respecto de la generación de sus padres. Es el fin de la historia y el último hombre que de forma jactanciosa preconizaría Francis Fukuyama en 1992, una vez disuelta oficialmente la Unión Soviética, sólo fue el principio de la silenciosa anarquía que vendría después. 

El debut de Pearl Jam fue un éxito. Seattle se consagró como la capital mundial de la música gracias a la contribución de Nirvana, Alice In Chains, Soundgarden, Screaming Trees, Mudhoney y la suya. De repente, aquella ciudad gris ‘dickensiana’ y melancólica como un poema de Dylan Thomas, se convirtió en el centro solar de la última gran revolución del Rock. Ten se convertiría en el mejor álbum debut de una banda de Rock en los años noventa. Dos años después vendría Vs y el millón de copias vendidas en una semana, convirtiéndose la banda en una realidad musical y en una máquina imparable. Los integrantes de Pearl Jam siempre interpretaron a la perfección los  requerimientos del mercado y sus veleidades. Evolucionaron a partir del lanzamiento de No Code —1996— hacia un estilo mucho más íntimo y abandonaron por momentos la furia desmedida de sus tres primeros discos para solazarse en las bondades de la madurez, siendo los grandes supervivientes de aquella generación taciturna y apocopada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies