‘Pan, trabajo y libertad’, a 40 años del asesinato de Javier Verdejo

El 13 de agosto de 1976, al filo de la medianoche, el joven Javier Verdejo se disponía a hacer una pintada en un muro cerca de la playa de San Miguel en Almería, con el lema ‘Pan. Trabajo. Libertad’. Pero no pudo terminar de hacerlo. Sobre el blanco de la tapia quedó escrita solamente la primera de sus tres palabras en mente, y la ‘T’ de ‘Trabajo’. En el momento de su realización, dos compañeros le alertaron de la presencia de una pareja de la Guardia Civil. Javier salió corriendo, sin poder acabar la pintada. Nada más comenzar su carrera la Guardia Civil le dio el alto y uno de los militares disparó. El joven, estudiante de Biología y militante de las juventudes del Partido del Trabajo de España, moría en el acto. Una bala le había entrado por la parte delantera del cuello y salido por la base del cráneo. Una trayectoria imposible en el disparo a un fugado. Tenía 19 años. 

Cuarenta años después del asesinato de Javier Verdejo no se han esclarecido aún los hechos exactos de su muerte. No ha habido investigación ni, por supuesto, juicio alguno. Ni siquiera se sabe cuál de los dos Guardias implicados fue el que efectuó el disparo. Tanto la versión del Ministerio del Interior como la de la Dirección de la Guardia Civil coincidieron en la explicación de los hechos, calificando la muerte como un “accidente”, y el disparo consecuencia completamente azarosa de una caída. La Gobernación Civil de Almería publicó una nota al día siguiente del suceso, que decía: 

“Sobre las veinticuatro horas del día 13, cuando una pareja de la Guardia Civil de vigilancia fiscal nocturna prestaba su servicio en las inmediaciones de la playa, a la altura del balneario San Miguel, observó la presencia de cuatro individuos que en actitud sospechosa merodeaban por aquel lugar. Al acercarse a los mismos, con el objeto de identificarlos, se dieron a la fuga, saliendo en su persecución la pareja, a uno de cuyos números, al correr detrás del que había huido en dirección a la playa y tropezar, se le disparó el arma, alcanzando el proyectil al que resultó ser el joven Francisco Javier Verdejo Lucas, de diecinueve años, natural y vecino de esta ciudad, quien resultó muerto. El resto de los huidos aún no han sido localizados ni identificados. Instruye diligencias el juzgado militar”.

La versión oficial, un disparo accidental que acierta mortalmente al joven Javier, fue una más de las muchas infamias de las que está plagada la sacrosanta Transición. A pesar de la indignación popular, que movilizó a miles de personas en el funeral del joven, la familia de Javier no cursó denuncia alguna. Su padre, Guillermo Verdejo, había sido alcalde de Almería durante la dictadura. La tensión entre familia y manifestantes, durante el funeral en la parroquia de la Plaza de San Pedro, fue manifiesta.

El entonces presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, no se encontraba lejos. Estaba pasando las vacaciones en Cabo de Gata. Una comisión de investigación recogió pruebas aún más oscuras que la infame excusa del disparo accidental: muestras de sangre en suelo, pared y techo en una caseta de baño de la playa. Suárez nunca recibió a aquella comisión. El Gobernador Civil de Almería que refrendó la versión oficial era Roberto García Calvo, posteriormente diputado por Alianza Popular y magistrado del Tribunal Constitucional, cargo con el que murió en 2008.

Cuarenta años después es tiempo, hace mucho, de depurar responsabilidades (identificar culpables) y hacer oficial una verdad incuestionable, que Javier Verdejo no murió por accidente, sino que fue asesinado. Es hora de terminar la pintada de Javier Verdejo. E ir más allá, asegurar que el pan, el trabajo y la libertad, ausentes aún hoy para millones de trabajadores en España, sean derechos inalienables.

14 de agosto, 2016. 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies