Napoli, la rebeldía del sur

Italia es un país desigual en su esencia y dispar en su realidad. La diferencia estructural entre un norte industrial y germánico y un sur pizpireta y mediterráneo, conforman un país repleto de rivalidades y contradictorio, donde el amor y el odio entre regiones impregnan su día a día. El fútbol, como no podía ser de otra forma, no ha sido ajeno a esta disparidad. 

El fútbol italiano, como casi todo en este país, ha estado dominado por los equipos del norte. En este cosmos “pollentone” que domina el calcio italiano existe un club en el sur que se resiste a someterse a los equipos de Milán y Turín, ese club es el Napoli, una pasión difícilmente descriptible que da orgullo a una tierra despreciada por algunos de sus compatriotas del norte. 

El fútbol en Nápoles tiene aroma a mar, a mediterráneo, a modo de vida, a pasión, a atracción fatal que no diferencia entre amor y amargura. Es en esencia algo más que deporte, es la representatividad y el estandarte de orgullo de la ciudad. 

Diego Maradona of Napoli SSCMaradona, capitán del Nápoles, durante un partido contra la Juventus, marzo de 1986 / Imagen: David  Cannon/Allsport.

Fundado en 1926, el Nápoli es un club que siente una necesidad imperiosa de demostrar que el sur de Italia está presente, que existe y que debe ser considerado como tal. Sin embargo, este club nunca ha buscado en su propio ser las armas para sacudirse el dominio del norte, paradójicamente, siempre ha buscado fuera del reino de las Dos Sicilias, incluso de fuera de Italia, los estandartes que capitaneen su cruzada futbolística. 

El primer gran jugador del Napoli fue Luis Vinício, de origen brasileño. Su primer título la Copa Italia de 1962, extrañamente conquistada militando en la Serie B, se debe a las artes tácticas de un entrenador argentino, Bruno Pesaola, mientras que la segunda copa, la de 1976, tuvo como estrella a un norteño de Bergamo, Giuseppe Savoldi

La edad de oro del Napoli llegó en los años 80 con el astro argentino Diego Armando Maradona, para muchos el mejor jugador que jamás ha peloteado en una cancha de fútbol. Maradona superó el concepto de deporte de equipo y desde la individualidad lo ganó todo, lo conquistó  todo y, cual revolucionario del fútbol, dio orgullo al Napoli y a la gente del sur de Italia.  El doblete de 1987 y el Scudetto de 1990 hicieron que por primera vez en la historia reciente del fútbol italiano un equipo “terroni” del Sur dominara el calcio. El éxito del Napoli de Maradona no se circunscribió únicamente a Italia, en 1989 el Napoli conquisto la copa de la UEFA, adjudicándose su primera y hasta hora única competición europea.  

La orgía futbolística del Napoli de Maradona acabó como acaba casi todo en Napoles… mal, por no decir rematadamente mal, el superhéroe futbolístico sucumbió a las flaquezas de un mortal ser humano, triste historia la de un futbolista que siempre jugó para los pobres y con un balón en su pie dio orgullo a napolitanos y argentinos supeditados y humillados por piamonteses y británicos. 

La salida del mito no la digirió bien el Napoli, la borrachera acabó con una dura resaca, el desamor, la pérdida del hijo predilecto le llevaron a una melancolía que terminó en refundación en 2004. 

El soldado enamorado, canción napolitana que recibe al equipo en su Estadio de San Paolo, no podía dejar de ser escuchada en la élite del fútbol y, de la mano de un nuevo Presidente, Aurelio de Laurentis, el Napoli resurgió con furia, llegaron nuevos jugadores como Lavezzi, Cavanni y Hamsik, conquistando dos nuevas Copas de Italia. Pero Nápoles quiere más y sabe que su equipo puede dar más. Hoy es serio candidato al Scudetto, campeonato que este año no tiene un dominador claro, el bajón futbolístico de la Juve podría ser aprovechado por el equipo napolitano, si bien los pupilos de Sarri tendrán muchos y diversos adversarios. 

La consumación de un nuevo Scudetto para el Napoli supondría un golpe de autoridad, una plasmación y una reivindicación enérgica, los dos Scudettos anteriores tienen xerografiado el nombre de Maradona, la conquista hoy de un nuevo Scudetto sería la victoria del Club visto como comunidad y colectivo, no asociado únicamente a un titán del fútbol como Diego. Acabar la temporada en lo más alto es la ilusión de la ciudad, que la Italia futbolística mire nuevamente hacia el sur es hoy más que posible. 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies