Los atentados de París comenzaron en Beirut

Beirut (Líbano), 13 de noviembre de 2015/ Foto: Hasan Shaaban/Reuters.

En Beirut, el viernes 13 de noviembre de 2015 —solo tres horas antes de los atentados yihadistas de París— el ISIS hacía explotar dos bombas con sendos suicidas en el barrio popular de Bourj el Barajneh. El resultado: 43 personas muertas y más de 200 heridos. La noticia no tendrá alcance en esta parte del mundo, apenas en ninguna parte, más allá de Líbano. Facebook no generará ningún filtro con la bandera libanesa para las fotos del perfil. Para la hora de la cena del viernes 13 de noviembre todos los telediarios del gran mundo callado rompieron sus guiones para retransmitir en directo el horror que se estaba viviendo en las calles de París. Las cifras indican el drama de los hechos: más de 120 personas muertas y de 200 heridos, muchos de ellos graves. 

En uno y otro caso, Beirut y París, quienes se reconocen autores de la masacre son los mismos: la organización conocida como ISIS o Daesh o Estado Islámico. Sin embargo, una masacre se silencia, y otra se convierte en trending topic. ¿Por qué? Para encontrar respuestas hay que comenzar a expresar unas cuantas cosas sin ambages, no maniquea ni dicotómica —como se pretende presentar el problema del terrorismo yihadista—, pero de manera clara. 

Lo primero que hay que decir es que este escenario de horror mundial lo han generado las potencias capitalistas, lo ha generado Estados Unidos y lo ha generado, entre otras, Francia —como toda la Unión Europea—. El socialdemócrata Holland y el Nobel de la Paz Obama han financiado al monstruo del Estado Islámico —como alimentaron a Al Qaeda en los años 80 en Afganistán—. Los objetivos de su política exterior exigían acabar con aquellos países de Oriente Medio que no se plegaban como ellos querían a sus intereses; dos de esos países eran los únicos países laicos de la zona: Libia y Siria. Y entonces, los adalides del “mundo libre” y la “civilización” nos presentaron a los “rebeldes” y sus “Ejércitos Libres”. Los medios de masas se ocuparon de hacer campaña para justificar las políticas de financiación y apoyo militar a dichas “fuerzas rebeldes”. Y Libia cayó. Y Siria se desangra hoy. Pero, ay, los “rebeldes” resultaron yihadistas, y como ya pasó antes, el peligroso aliado secreto se les volvió enemigo. Así que sí, señor Holland, usted es el culpable de lo que está sufriendo el pueblo francés, porque es también el culpable de lo que está sufriendo el pueblo sirio. Usted, señor Holland, con sus aliados del Atlántico Norte, financiaron militarmente a los terroristas para que les hicieran el trabajo sucio en Siria, ustedes y sus amigos de Arabia Saudí y Qatar hicieron negocio con ISIS comprando el petróleo del extenso territorio que controlan —desde Siria a Irak—, ustedes y el Estado terrorista de Israel se han asegurado de atacar militarmente al propio gobierno sirio que lucha contra el ISIS, así como a todas aquellas fuerzas que lo hacen sin favorecer los intereses de ustedes, como ocurrió con los bombardeos israelitas en abril de 2015 sobre Líbano. Y quizá por esto último podamos comenzar a comprender dónde está la causa de la desigualdad informativa entre lo ocurrido en Beirut y lo ocurrido en París.

La guerra que está matando a Siria no es una guerra civil, es una agresión imperialista en toda regla. Su guión ha sido el mismo que lleva repitiéndose décadas. Nos estamos acercando a sus últimas secuencias y pretenden simplificar la historia, a base de falsificarla. La campaña del “civilización contra barbarie” es una falacia para llevar la guerra a un nuevo nivel. Si se quiere acabar con el terrorismo yihadista hay que empezar por dejar de financiarlo. Para acabar con el terrorismo hay que acabar con el sistema que lo genera. El sueño del capital crea monstruos. Despertemos de esa pesadilla.

15 de noviembre, 2015

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies