La historia y las palabras estremecedoras de Rodolfo Walsh

Voy a intentar que este artículo sea lo más breve posible. Quiero que sea así porque su objetivo es que salten cuanto antes de estas palabras a otras, que acudan sin demora a leer las estremecedoras y necesarias palabras del escritor y periodista argentino Rodolfo Walsh. Si este artículo funciona como prólogo de cualquiera de sus textos, y en especial del último que salió de su mano, Carta abierta de un escritor a la Junta Militar, hallaré del todo satisfecho mi propósito.

rodolfo-walshRodolfo Walsh

La historia de Rodolfo Walsh, inseparable de su obra y profesión, es una de las más reseñadas para adentrarse en el estudio de la dictadura militar argentina instaurada en 1976. Con todo, nunca será suficientemente rememorada, su alcance —tantas décadas después— sigue a años luz del que debería ser. En las apenas tres mil palabras de la Carta abierta se encuentra el más preciso y crudo testimonio humano, periodístico e histórico de la dictadura militar argentina. Su lectura es imprescindible para entender dicho período, de la misma manera que la lectura de Si esto es un hombre, de Primo Levi, lo es para comprender la naturaleza —no solo mundana— de los campos de concentración nazis.

Rodolfo Walsh era una figura intelectual relevante en la Argentina de los años 70. Fundador junto a Jorge Masetti o García Márquez de la famosa agencia periodística Prensa Latina, había destacado como uno de los escritores más importantes de la narrativa latinoamericana. Su estilo depurado y elegante, de frase corta y elección minuciosa de la palabra adecuada, dejó varias colecciones de relatos y las primeras novelas de un nuevo tipo que alumbró en el siglo pasado. Con Operación Masacre —la primera de ellas, escrita en 1957— se adelantó en casi diez años al Capote de A sangre fría, escribiendo la verdadera primera novela de “no-ficción”, con el relato de una investigación periodística sobre uno de los primeros crímenes políticos de la dictadura militar argentina instaurada en 1955.

En marzo de 1976, cuando se da el golpe que vuelve a instaurar la dictadura militar en Argentina, Rodolfo Walsh no era solo un intelectual de prestigio, sino un militante político, de la organización Montoneros, igual que su hija Victoria. El final de su historia comienza aquí. En la madrugada del 29 de septiembre de ese mismo año, su hija —Vicky para familiares y amigos— fue emboscada junto a otros guerrilleros en una casa de Buenos Aires. Había cumplido 26 años el día anterior y estaba acompañada por su hijita pequeña, a quien no había podido dejar al cuidado de nadie. Tras más de una hora de enfrentamiento con los militares —más de un centenar de hombres, con tanque incluido—, cayó en combate junto a sus compañeros. Pertrechada en la azotea del edificio, sin posibilidad de seguir resistiendo la balacera del enemigo, se incorporó y exclamó: “Ustedes no nos matan. Nosotros elegimos morir”. Y se pegó un tiro en la sien.

Tres meses después de la muerte de su hija, Rodolfo escribe Carta a mis amigos, el relato de lo sucedido y el significado de la muerte de Vicky. El texto inicia la serie de cartas como recurso que enfrente el relato oficial del gobierno de los militares, que “ya no tiene como prioridad producir verosimilitud, sino terror”.

Con motivo del primer aniversario del golpe militar, el 24 de marzo de 1977, Rodolfo Walsh escribe la Carta abierta de un escritor a la Junta Militar. El texto finalizaba con las palabras: “Estas son las reflexiones que en el primer aniversario de su infausto gobierno he querido hacer llegar a los miembros de esa Junta, sin esperanza de ser escuchado, con la certeza de ser perseguido, pero fiel al compromiso que asumí hace mucho tiempo de dar testimonio en momentos difíciles.” 

Al día siguiente, el 25 de marzo, Walsh fue interceptado por un grupo de militares cerca de Plaza Constitución, en Buenos Aires. Tan pronto como se vio descubierto, el escritor se parapetó detrás de un árbol y abrió fuego con una pequeña pistola del calibre 22. Una ráfaga de ametralladora le acribilló. Los militares recogieron rápidamente su cuerpo, quizás aún con vida, y se lo llevaron. Hoy día sigue siendo uno de los miles de desaparecidos de la dictadura argentina. Sin embargo, llegaron tarde. Rodolfo acababa de depositar en el buzón las copias de su Carta abierta, dirigidas a varios medios de la prensa argentina y extranjera.

La Carta es una completa sinopsis del primer año de dictadura, que expone con lúcida claridad sus fundamentos políticos e ideológicos, el estado de excepción, los terroríficos métodos de persecución y exterminación por parte de la Junta, los intereses económicos que la mueven, el origen y sentido de los conceptos de “guerra interna” y “lucha antisubversiva”, nacidos de la doctrina de la “Seguridad Nacional” llevada a práctica por el gobierno de los Estados Unidos. La concreción y la exposición de los datos, expresados en primera persona, hacen de la Carta abierta un documento histórico de primer orden, inseparable de su autor y de la propia historia de su escritura y publicación. 

No tarden más en acudir a ella. Si este enlace deja de funcionar en algún momento, búsquenla por otros medios. Es necesario. 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies