«Trap Street», de Vivian Qu

Es una pena que “Trap Street” sólo acierte a encontrar un tema verdaderamente interesante y sugerente, y lo cuente con talento en su última secuencia, incluso en su último plano. Y que su directora, la china Vivian Qu –afamada productora de la triunfadora en Berlín “Black Coal”– se dedique a dar palos de ciego durante noventa minutos. Es el problema de tratar de armar historias sin un tema en concreto, partiendo de ideas dispares y meras anécdotas más o menos poéticas que no alcanzan más que a conformar un puzzle irresoluble o absurdo.

En “Trap Street” se parte de la lírica ocurrencia de un joven topógrafo que se enamora a primera vista de una elegante mujer en una calle que no aparece en los mapas. Es una metáfora lograda, la del espacio mítico del amor; pero ya está. Después de aquella situación de apertura, ¿qué nos ofrece “Trap Street”? ¿Una historia de amor o una historia sobre el amor? ¿Un dibujo de denuncia política y social? A veces parece que pretendiera una cosa, en ocasiones otra. Pero el film se queda en ese mismo limbo que su “calle trampa”, en tierra de nadie, sin decidirse a profundizar en ninguna dirección. Los mismos personajes, que se prometen complejos y atractivos en un inicio, resultan al fin dos sombras apáticas. El joven topógrafo enamoradizo no encierra ningún idealismo. La mujer misteriosa da paso a la joven lánguida hasta lo insoportable.

La trama “noir” que coge el relevo a mitad del film tampoco destaca por su originalidad ni por su valentía. Recurre a los lugares acostumbrados del espionaje, los agentes secretos, los poderes del Estado. Es una trama, sin embargo, que reviste al film de “valiente”, al menos en Occidente, lo que hará, a buen seguro, que obtenga el prestigio crítico que exigen los circuitos comerciales del llamado cine de “autor”. Pero no expone nada nuevo. ¿Que el Estado chino controla a sus ciudadanos? Claro, como cualquier otro Estado capitalista. ¿Que el desarrollo de las tecnologías corre parejo a un control integral de toda información e intimidad personal? Tampoco es nada nuevo, todo el mundo le dio ya a “aceptar la política de cookies”…

Solo en su final expone Vivian Qu un tema con cuerpo y bien tratado: la desconfianza como una fuerza de gran poder destructor. Ahí sí hay un tema. Esperemos que se decida a armar su próxima historia partiendo de esos cimientos, y no de ocurrencias románticas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies